El territorio y sus gentes

Jacetania – Alto Gállego. Objetivo: impulsar el desarrollo endógeno y sostenido

Las comarcas de Jacetania-Alto Gállego conforman un territorio con 28 municipios, agrupados en cinco mancomunidades, con una extensión total de 3.182 Km., el 41% del conjunto del Pirineo aragonés. Su población alcanza los 28.531 habitantes (censo de 1998) y su densidad demográfica es de 8’96 Hab./Km2. Existen 122 núcleos, muchos de ellos con menos de 10 habitantes lo que dificulta la prestación de servicios. Sólo el núcleo de Jaca supera los 10.000, Sabiñánigo alrededor de 7.500 y del resto únicamente Biescas supera los 1000 habitantes.

Es una zona con fuertes desequilibrios internos, frente a municipios con cierto desarrollo industrial o de servicios (turismo) existen muchas poblaciones donde la agricultura es la única actividad. Estas últimas no se han visto favorecidas por ningún tipo de desarrollo, ni industrial ni turístico, y hoy presentan unos índices de estancamiento social y económico que pueden calificarse como alarmantes, a pesar de que sus recursos naturales son susceptibles de generar riqueza suficiente para arraigar a la población en el territorio.

En conjunto, este territorio posee una gran complejidad estructural, bioclimática y de uso del suelo, lo que genera una gran diversidad de ambientes naturales en poco espacio: la alta montaña, de pastos especies florísticas y faunísticas, extensos bosques de pino, con estaciones de esquí y complejos turísticos; la media montaña, con explotación agrícola en el fondo del valle, con una recolonización de la vegetación natural y con importantes recursos forestales; la depresión intrapirenaica (Canal de Berdún) es el gran valle interior pirenaico, que favorece las comunicaciones de oeste a este, donde se localizan algunos de los núcleos más importantes (Jaca, Sabiñánigo) y donde se asientan las áreas agrícolas más extensas y continuas del Pirineo aragonés; y, por último, las sierras exteriores, que coinciden con la Peña Oroel y Sierra de San Juan de la Peña, con importantes recursos naturales y bajos niveles de aprovechamiento, la repoblación forestal, cultivos cerealistas y una ganadería extensiva en pequeños rebaños constituyen la actividad económica.

La industria, los servicios y el turismo se concentran en apenas seis poblaciones: Jaca, Canfranc, Sallent, Panticosa, Biescas y Sabiñánigo, por lo que se produce un fuerte desequilibrio territorial.

Para definir el modelo de desarrollo local y elaborar el programa de desarrollo Leader 2007-2013 Adecuara ha promovido un debate participativo entre los agentes sociales y económicos del territorio.

En concreto se trataba de elaborar un programa que responda a las expectativas y necesidades territoriales y hacer un diagnóstico compartido con los sectores, centrado en las medidas del nuevo programa. Además de implicar a los principales agentes sociales, económicos e institucionales en la definición del programa y dinamizar Adecuara, fortaleciendo un grupo promotor de agentes socioeconómicos motivados que acompañe y favorezca la aplicación del Programa en el periodo 2007-2013 en colaboración con la Junta.

En la mesa institucional se debatieron los resultados de las mesas sectoriales. Además, se trataron las acciones propuestas por las entidades locales tanto para crear un ambiente propicio a la generación de proyectos socio-económicos como para las medidas de Servicios a la población y de Patrimonio rural, de forma que las acciones se enmarquen en planes comarcales o bicomarcales. Las mesas de trabajo coincidieron en la necesidad de apoyar y favorecer la continuidad de un modelo de ocupación del territorio, con el mantenimiento de las actividades agrosilvopastoriles, con implicaciones sociales, económicas y medioambientales, sostenible, frente al riesgo de desaparición de actividades que hasta ahora han sido garantes del medio del que ahora disfrutamos y que es uno de los principales activos para la economía turística, hacia la que basculan estos territorios de montaña. En este sentido, se plantea reivindicar la figura del agricultor/ganadero en su doble vertiente: productor de alimentos y conservador del paisaje.

El programa pretende reconocer el papel multifuncional del medio rural en la sociedad de estas comarcas, dentro de la estrategia destinada a impulsar un desarrollo sostenible reconociendo tres funciones. Una función económica: el espacio rural como proveedor de alimentos, donde el sector primario mantendría un papel estratégico, pero que también sería receptor de otras actividades vinculadas con el ocio, el turismo y la producción respetuosa con el medio. Una función ecológica: los espacios rurales son los espacios naturales mejor conservados. Su preservación constituye un patrimonio para los habitantes y para la población en general. Una función sociocultural: el medio rural es garante de un importante patrimonio histórico y cultural que debe ser conservado y que puede suponer una importante fuente de riqueza para sus habitantes.

Comparte con tus contactosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn
Redes Regionales Asociadas
ARA. Andalucía RADR. Aragón READER. Asturias Canarias Red Cántabra. Cantabria RCMDR. Castilla-La Mancha HUEBRA. Castilla y León Catalunña REDEX. Extremadura RMDR. Murcia