Territorio y sus gentes

La zona de actuación de la asociación Bajo Aragón-Matarraña (Omezyma) se centra en las comarcas del Matarraña y Bajo Aragón, en la provincia de Teruel, y se integra en la Depresión del Ebro, localizándose en el extremo nororiental de la provincia de Teruel. Limita al sur con la Comunidad Valenciana y al este con Cataluña, presentando importantes afinidades (sobre todo lingüísticas) con estas tierras y conviviendo el castellano y el catalán como lenguas propias. Todo el conjunto del territorio está considerado como “zona desfavorecida”.

Por su localización, nos encontramos con un clima mediterráneo templado con una marcada continentalidad, lo que produce temperaturas bastante extremas y una pluviosidad muy escasa en toda la comarca, aunque se producen grandes diferencias entre el sector meridional y septentrional.

Hidrográficamente, el territorio pertenece a la cuenca del Ebro, a través de dos de sus afluentes: Guadalope (con su afluente, el río Mezquín) y Matarraña (con su afluente, el río Tastavins), donde todos ellos se caracterizan por un régimen pluvial de marcada estacionalidad y caudales bajos e irregulares.

Respecto a la vegetación, la comunidad vegetal de mayor extensión corresponde a los bosques de pino carrasco (Pinus halepensis) bien en masas puras o asociado con la carrasca (Quercus ilex). Destaca también por su valor paisajístico la vegetación de ribera desarrollada sobre los ríos Guadalope, Matarraña y Tastavins.

Las localidades de montaña tienen unos de los más deficientes niveles de accesibilidad de Aragón y la densidad demográfica, es una de las más bajas, ya que la mitad de los municipios (19) tienen menos de 10 Hab/Km2. Además el  45% no llega a los 300 habitantes y otro 21% se halla entre los 300 y 500 habitantes. Sin embargo, en estos municipios apenas vive el 17% del conjunto de la población, lo que implica un fuerte desequilibrio demográfico-territorial. Junto a este bajo nivel de población es necesario destacar el elevado envejecimiento demográfico. Más del 23% de la población supera los 65 años, porcentaje que se eleva por encima del 30 ó 35% en muchos pueblos de la montaña.

Desde el punto de vista económico, la distribución de la población ocupada por sectores de actividad nos demuestra que la principal actividad de la población sigue siendo la agricultura y la ganadería, concentrándose en torno al 30% de la población ocupada en la agricultura. Lógicamente, este porcentaje se eleva por encima del 80% en algunos municipios. El problema que presenta la agricultura es el elevado grado de envejecimiento de los agricultores y el pequeño tamaño de las explotaciones, lo que limita su rentabilidad económica. La agricultura se basa principalmente en el cultivo del olivo y el almendro en la zona norte de la comarca debido a la exigencia de bajas altitudes para su desarrollo, y en el viñedo y cereal en la zona sur de la comarca, debido a su mayor altimetría. La ganadería se basa principalmente en el sector del porcino, destacando en menor medida el ovino, la cunicultura y la avicultura.

La industria agroalimentaria de la comarca se enmarca básicamente en dos sectores, el cárnico, de elaboración de jamón curado con D.O. Jamón de Teruel y embutidos, y el sector aceitero, con la fabricación de aceite de oliva virgen extra y envasado de aceitunas negras de aderezo.

De acuerdo con lo anterior, en este territorio el grado de ruralidad se puede considerar como uno de los más elevados del conjunto de la Comunidad Autónoma de Aragón.

En cuanto a patrimonio histórico, se han catalogado más de 200 monumentos en toda la zona, varios conjuntos históricos y numerosos yacimientos arqueológicos de gran interés.

Comparte con tus contactosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn
Redes Regionales Asociadas
ARA. Andalucía RADR. Aragón READER. Asturias Canarias Red Cántabra. Cantabria RCMDR. Castilla-La Mancha HUEBRA. Castilla y León Catalunña REDEX. Extremadura RMDR. Murcia