Territorio y sus gentes

Campo de Romanos. Mirador desde la ermita de la Virgen del Rosario

ADRI Tierras del Jiloca y Gallocanta actúa a caballo entre las provincias de Teruel y Zaragoza, siendo el eje del río Jiloca y la laguna de Gallocanta los elementos vertebradores de la zona, ubicada en el corazón del Sistema Ibérico.

Destaca en la zona la importancia y variedad del medio natural. Ríos, lagunas, bosques, estepas, numerosas especies, algunas de ellas de gran valor ecológico, forman parte de las tierras del Huerva, Jiloca y Gallocanta. La zona se enclava entre las ramas oriental y occidental del Sistema Ibérico, de la cual forman parte las numerosas sierras de la zona. La altiplanicie de Campo Romanos y la paramera de Blancas son el contrapunto al paisaje arbolado boscoso de las sierras. No obstante, sin lugar a dudas, el enclave de mayor valor ecológico es la Laguna de Gallocanta. Situada a unos 1.000 m de altitud se caracteriza por recoger las aguas de una cuenca endorreica -sin salida al mar- y la salubridad de sus aguas. Su localización geográfica le hace ser una importante zona húmeda en Europa para las aves migratorias, entre las que destaca la grulla.

Territorio despoblado, con una densidad media de 6,3 Hab/Km2, aunque con grandes diferencias según zonas. Ninguna de sus tres cabeceras pasa de 5.000 habitantes y, en total, para una superficie de 3.549,1 Km2, hay 22.283 habitantes (censo 1998). La población, además de dispersa y con un crecimiento que no asegura el futuro reemplazo generacional, está muy envejecida.

Dicho territorio tiene una unidad natural e histórica, ya que hasta hace poco más de un siglo constituía la Comunidad Histórica de Daroca. El territorio comprende, las Comarcas de Campo de Daroca y del Jiloca. Daroca cuenta con un valioso pasado histórico palpable en la riqueza patrimonial de la capital y resto de los 34 municipios de la comarca. Igualmente, cuenta con un entorno con valiosos elementos medioambientales en la zona de la Laguna de Gallocanta y Hoces del Río Piedra por los municipios de Aldehuela de Liestos y Torralba de los Frailes.

Calamocha, dentro de la Comarca del Jiloca es la principal población del territorio y constituye la capital económica, con una pujante industria agroalimentaria y actividad ferial muy relevante. La otra gran población del Jiloca es Monreal del Campo, que cuenta con actividad cerealista y ganadera, inclusive con transformación en la propia zona. En el resto del territorio la actividad económica es esencialmente agraria, marcadamente cerealista, con incipiente presencia de transformación agroalimentaria.

En general, el territorio cuenta con valiosos recursos culturales, patrimoniales y naturales: abundante arte mudéjar, fortificaciones medievales como la de Peracense, yacimientos celtíberos como el de Berrueco y romanos como el de Caminreal, elementos del territorio como los peirones, palomares y neveras, yacimientos paleontológicos de importancia internacional como el de Murero y paisajes singulares creados por el hombre como las Parameras de Blancas o las Minas de Ojos Negros, edificios tanto religiosos como civiles, pueblos y lugares concretos que aún conservan el estilo de siglos pasados, de la época de su construcción y remodelación. Destaca el conjuntos de Daroca, pero son numerosos los pueblos en la zona que ofrecen un atractivo patrimonio.

En lo que se refiere a las actividades económicas es el sector primario, y concretamente la agricultura, el medio de vida más generalizado en la zona. También tiene cabida la industria, que se dedica principalmente a la transformación de las materias primas de estas comarcas. El sector servicios se concentra principalmente en el valle del Jiloca.

Comparte con tus contactosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn
Redes Regionales Asociadas
ARA. Andalucía RADR. Aragón READER. Asturias Canarias Red Cántabra. Cantabria RCMDR. Castilla-La Mancha HUEBRA. Castilla y León Catalunña REDEX. Extremadura RMDR. Murcia