Macu Hervás: «La mujer fue el pilar de la casa en el medio rural y sigue siendo la pieza principal en su supervivencia y futuro»

octubre 12, 2014

La mujer rural se ha convertido en una pieza clave en el futuro de los pueblos. La I Jornada Internacional de la Mujer Rural, que se celebra en Barbastro el día 14, debatirá sobre el papel de la mujer en el desarrollo local, su espíritu emprendedor y su impacto en la economía. La periodista Macu Hervás es la codirectora de la jornada.

Asier Muñoz del Valle
La periodista Macu Hervás es la codirectora de la jornada

Fuente: Aragón Digital, 10.10.2014.

Zaragoza.- Barbastro celebra el próximo martes, 14 de octubre, la I Jornada Internacional de la Mujer Rural, bajo el epígrafe “Presente y futuro de las mujeres en el desarrollo local”. Un acto que tiene como objetivo analizar el impacto de la actividad económica de las mujeres en el medio rural, visualizar la labor realizada así como destacar el papel de la mujer como eje vertebrador e impulsor de los pueblos.

Con el respaldo de la Diputación Provincial de Huesca, la Red Aragonesa de Desarrollo Rural (RADR) y la Universidad de Zaragoza han organizado esta jornada, que codirige la periodista Macu Hervás, quien destaca el papel “emprendedor” de la mujer en el medio rural.

Hervás habla de la repercusión que ha tenido la presencia activa de la mujer en el mantenimiento de la población en los pueblos y cómo su actividad ha evolucionado en los últimos años. La mujer rural ha pasado de un papel donde ejercía como únicamente ama de casa al desempeño de actividades económicas remuneradas, gracias a los diferentes servicios que han posibilitado la conciliación de la vida familiar con la laboral, permitiendo a la mujer su incorporación al mercado laboral.

Pregunta.- La mujer rural, ¿ha dejado de ser la mujer ama de casa o que ayuda al marido en sus labores y ha tomado las riendas de su futuro profesional o todavía queda mucho camino que avanzar?
Respuesta.- En el último medio siglo en general y, en especial, en las tres últimas décadas, el gran avance de la mujer que vive en el medio rural ha sido el poder elegir dónde quiere vivir y qué quiere hacer. Lo que a día de hoy nos lleva a poder afirmar que ya no existe un estereotipo único y cerrado de mujer rural, sino que hay tantos modelos de mujeres rurales como las hay de mujeres urbanas. Sin embargo, sí que tiene razón en cuanto al camino que todavía nos queda por recorrer a las mujeres en general para conseguir una complicidad igualitaria con los hombres en materia de corresponsabilidades familiares. En este campo, las leyes avanzan mucho más rápido que la propia sociedad; esta ralentización social impide la plena incorporación del 50% de la población a la vida laboral, profesional, etc., con cierta normalidad y, eso, no es bueno ni para los hombres, ni para las mujeres, ni para el desarrollo global de la humanidad.

P.- ¿Qué aporta la mujer al mantenimiento y desarrollo del mundo rural?
R.- La mujer es una pieza fundamental para la supervivencia de los pueblos. Si el medio rural tiene –y mantiene- unos servicios mínimos como guarderías y médicos, pasando por colegios, además de contar con acceso a las nuevas tecnologías y unas buenas comunicaciones, las mujeres seguirán apostando por quedarse a vivir en los pueblos. Y lo harán pensando tanto en el bienestar de su familia como en las posibles salidas profesionales y laborales. Y es que, no hemos de olvidar que si las mujeres en la década de los años 50 y 60 abandonaron masivamente el medio rural fue porque no encontraron un hueco en ellos en el que poder realizarse. Su ideal de vida estaba cambiando y ya no aspiraban sólo a casarse y tener hijos. Ahora, con su vuelta y su apuesta por el medio rural están haciendo posible que sus hijos mantengan una escuela abierta, una escuela que dará trabajo a uno o varios profesores. Con su instalación en el núcleo rural, asientan y fijan población porque los mayores ya no tienen que abandonarlo cuando los hijos crecen, lo que lleva a crear un Centro de Salud con profesionales que lo atiendan; una población que necesitará tener acceso a una serie de alimentos que pueden ser proporcionados por pequeños comercios de proximidad regentados por otros habitantes, etc.

La industria agroalimentaria cuenta con muchas mujeres como trabajadoras

La industria agroalimentaria cuenta con muchas mujeres como trabajadoras

Así pues, como ve, si una mujer, o un grupo de mujeres decide quedarse o volver, en definitiva, instalarse en el medio rural, se pone en marcha de forma casi automática, todo un mecanismo de supervivencia que hace que los pueblos sigan vivos y continúen siendo atractivos para nuevos pobladores. No obstante, también hay que decir que si importante son las personas, fundamentales son las políticas de apoyo al medio rural que las diferentes administraciones (desde locales a autonómicas, pasando por las comarcales y provinciales) deben seguir desarrollando en el mismo. Queda mucho por hacer.

P.- ¿Cuál es el impacto de la actividad económica de las mujeres rurales?
R.- Si antes comentaba que existen muchos modelos de mujeres en el medio rural, ahora añado que hay tantos tipos de medio rural como extenso es nuestro país. La actividad económica que pueden desarrollar las mujeres que viven en una zona rural del llano, no es la misma que la que pueden realizar en un medio rural rodeado de montañas. En unas zonas pueden primar los trabajos derivados de las grandes extensiones de cultivos (cereales, leñosos, etc), y en otras, la orografía del territorio les hace pensar más en actividades vinculadas con el turismo, sector servicios o sector agroalimentario.

Cada territorio rural es único y ha de saber aprovechar y transformar los recursos que tiene a su alcance. De ahí que, los proyectos que se ponen en marcha en los territorios también sean únicos y estén pensados de forma individual a cada territorio ya que puede darse la paradoja de que lo que funciona muy bien en una zona, en la vecina sea un rotundo fracaso. Por otra parte, medir el impacto real de la actividad económica de las mujeres en el medio rural es uno de los objetivos de las últimas investigaciones relacionadas con las mujeres y el mundo rural. Cuantificarlo y ponerlo en valor es uno de los retos que persiguen los estudios de mujeres, estudios que pueden servir de base para ajustar las programaciones nacionales y europeas a medio y largo plazo.

P.- ¿La mayor presencia de la mujer en el la actividad económica ha permitido el desarrollo de nuevos sectores en el medio rural?
R.- Rotundamente sí, sobre todo en los temas relacionados con el sector servicios, con la transformación de productos agroalimentarios y, sobre todo, en materia de alojamientos y turismo rural. Por citar un dato: casi el 60% de las actividades que en las dos últimas décadas se han emprendido en el Pirineo aragonés, se han puesto en marcha en estos sectores citados y lo han hecho de la mano de las mujeres.

P.- ¿Cómo ha afectado el papel de la mujer y su actividad en sus propios pueblos?
R.- En positivo, muy en positivo. Todas las mujeres que han emprendido una actividad en el medio rural, sobre todo las relacionadas con el tema del turismo rural, la agroalimentación, los deportes al aire libre y de aventura, etc., han conseguido colocar en el mapa a sus núcleos gracias al flujo de visitantes que ha generado su alojamiento, su restaurante o su tienda. Y lo que es más importante, con su apuesta por el territorio han propiciado que una buena parte del patrimonio arquitectónico se rehabilitara evitando así su desplome y desaparición. Bordas, pajares, cuadras, casonas familiares, casas de oficios tradicionales hoy desaparecidas como herrerías, tejedurías, etc., han encontrado una segunda oportunidad al reconvertirse en alojamientos o centros de interpretación que de otra forma estarían completamente borradas del mapa de la memoria.

P.- La mujer rural, ¿es emprendedora?
R.- Sí, muy emprendedora. Son las primeras en tomar conciencia de este hecho. La mujer que vive en el medio rural sabe que ante la escasez de fábricas, industrias y de grandes empresas donde encontrar un trabajo, si quieren permanecer en sus pueblos, han de reinventarse y apostar por emprender en el medio rural. Si desea vivir en el territorio y realizarse profesionalmente, en la mayoría de las zonas rurales, la única salida que tiene es emprender su propio negocio, que no siempre ha de estar relacionado con el turismo rural o la transformación de productos agroalimentarios. Las nuevas tecnologías, los servicios sociales, la creatividad, etc., pueden encontrar su espacio en el medio rural.

P.- ¿Sigue habiendo barreras para la mujer rural?
R.- Si nos referimos a barreras físicas o de formación, la respuesta es no. La mejora de las comunicaciones, la liberación de la mujer en cuanto al hecho de poder decidir libremente su futuro, y la expansión de las nuevas tecnologías, ha hecho que desaparezcan todas las barreras que hace poco más de medio siglo marcaban y diferenciaban a unas y otras mujeres. En este terreno, el acceso a la formación y a la información, y la introducción y generalización de las políticas de igualdad, está permitiendo que poco a poco vayan desapareciendo todas las barreras. La mujer sumisa, callada y desinformada forma parte ya del pasado de la Historia de las Mujeres. Las nuevas tecnologías son un buen aliado para difundir la sororidad y complicidad entre mujeres.

El papel de las mujeres es fundamental en la recuperación del patrimonio arquitectónico

El papel de las mujeres es fundamental en la recuperación del patrimonio arquitectónico

P. – Las administraciones, tanto a nivel autonómico, nacional y europeo, ¿han estado a la altura de las circunstancias? ¿Se ha apoyado a la mujer rural?
R.- En general sí, pero con muchos matices. Siempre ha dependido de cómo han entendido el apoyo a la mujer los diferentes partidos políticos. Es decir, los partidos que se definen en el ámbito ideológico de derechas, -conservador-, no plantean el mismo modelo de desarrollo para la mujer que pueden planificar y programar los partidos de izquierdas y progresistas. Los dos pueden afirmar que la han apoyado pero cada uno a su estilo y según su concepción del papel de la mujer en el medio rural.

P.- ¿Cuál es el futuro del medio rural y qué papel jugará la mujer en él?
R.- El futuro del medio rural dependerá de la importancia que las diferentes administraciones le otorguen dotándolo de nuevos servicios, manteniendo los que ya existen y mejorando los accesos, todo ello de cara a hacerlos más atractivos para que las personas puedan plantearse vivir en ellos con unos mínimos de calidad de vida. No podemos pretender que el medio rural siga vivo si los Gobiernos elaboran políticas hostiles contra ellos, si cada vez es más frecuente el cierre de escuelas o de centros de salud, o si no se invierte en carreteras o en la mejora del acceso a las nuevas tecnologías.

No se puede afirmar “yo apuesto por el medio rural” y a la vez aprobar políticas restrictivas en exceso que no ayudan a los habitantes a permanecer en él y desarrollarse. Por lo que respecta a las mujeres optarán por quedarse o instalarse en él, siempre y cuando tengan garantizadas unas mínimas infraestructuras que les permitan poder realizarse laboral y profesionalmente y, además, ofrecer un entorno saludable y libre a sus descendientes. La mujer fue el pilar de la casa en el medio rural y sigue siendo la pieza principal en la supervivencia y futuro del mismo.

P.- El próximo 14 de octubre se celebra en Barbastro una jornada con motivo del Día Internacional de la Mujer Rural, ¿cuál es el objetivo de estas jornadas?
R.- Visibilizar el trabajo que las mujeres han desarrollado y desarrollan en el medio rural a través de las últimas investigaciones académicas que se han realizado; resaltar el importante papel que la Red Aragonesa de Desarrollo Rural viene ejerciendo en nuestro territorio; respaldar el apoyo continuado que la Diputación de Huesca viene realizando en el medio rural; y, en definitiva, demostrar que si se aúnan las instituciones, toda la sociedad gana.

P.- ¿Por qué se ha elegido Barbastro?
R.- Barbastro siempre ha sido un punto de referencia clave para una buena parte de las personas que viven tanto en los pueblos de alrededor como las que viven en las zonas de montaña de las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza. Además, la Comarca del Somontano es un territorio muy activo en cuanto al emprendimiento en el medio rural, en general (turismo de naturaleza, enológico, prehistórico, rural, etc.), y de las mujeres, en particular, ya que fueron principalmente ellas quienes hace 30 años apostaron por quedarse en los pueblos convirtiéndose en pioneras del desarrollo y en ejemplos a seguir. Así pues, Barbastro, por su trayectoria, merecía albergar esta jornada

Comparte con tus contactosShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Redes Regionales Asociadas
ARA. Andalucía RADR. Aragón READER. Asturias Canarias Red Cántabra. Cantabria RCMDR. Castilla-La Mancha HUEBRA. Castilla y León Catalunña REDEX. Extremadura RMDR. Murcia
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com