Primera cata del vino celtibérico elaborado en el lagar de Segeda con métodos del siglo III

vino

Primera cata del vino celtibérico elaborado en el lagar de Segeda con métodos del siglo III a. C.
El proyecto se desarrolla con el apoyo del Leader de Calatayud-Aranda. El sumillier Raúl Igual valorará el lunes 11 de septiembre a las 12.00 horas este vino, obtenido de garnacha vieja, procedente de una viña situada en la misma ciudad celtibérica


Primera cata del vino celtibérico elaborado en el lagar de Segeda con métodos del siglo III a. C.
El proyecto se desarrolla con el apoyo del Leader de Calatayud-ArandaEl sumillier Raúl Igual valorará el lunes 11 de septiembre a las 12.00 horas este vino, obtenido de garnacha vieja, procedente de una viña situada en la misma ciudad celtibérica
La cata se enmarca dentro de las actuaciones que desarrolla el Proyecto Segeda, que se inició en 1998 bajo la dirección de Francisco Burillo, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza en Teruel Este lagar celtibérico fue descubierto en las excavaciones arqueológicas realizadas en el año 2004 y constituye la primera fase del Museo del vino celtibérico

El sumillier Raúl Igual realizará la primera cata del vino elaborado íntegramente con métodos celtibéricos del siglo III a. C. El acto tendrá lugar el lunes a las 12.00 horas en el lagar de Segeda, en el que se ha producido vino de garnacha vieja, uva procedente de una viña situada en la misma ciudad celtibérica de Segeda. Esta cata de vino se enmarca dentro de las actuaciones que desarrolla el Proyecto Segeda, que se inició en 1998 bajo la dirección de Francisco Burillo Mozota, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza en el Campus de Teruel. De hecho, las actuaciones de este proyecto se enmarcan en la ciudad celtibérica de Segeda I (Mara, Zaragoza), donde se vienen realizando de forma continuada diferentes programas fundamentadas en las investigaciones arqueológicas.
La importancia que tuvo el consumo del vino entre los segedenses se observa en que, independientemente de su nivel social marcado por las dimensiones de las viviendas,
todos ellos adquirieron copas de barniz negro, procedentes de Italia para beber el vino a la itálica. Pero el hallazgo más importante, en lo que al vino respecta, fue el descubrimiento de un lagar celtibérico en las excavaciones arqueológicas realizadas en el año 2004 en la ladera de la acrópolis de Segeda, que demuestra que los segedenses producían y consumían su propio vino (www.segeda.net).
El Programa Segeda Vitivinícola se centra en la investigación de todas las evidencias vitivinícolas descubiertas en las excavaciones arqueológicas y, por medio de la Arqueología Experimental,
reconstruir los procesos que los celtíberos seguían para la elaboración del vino, para lo cual se ha construido un lagar y una bodega, que en sí mismas configuran la primera zona musealizada de Segeda, su Museo del Vino Celtibérico, destino del turismo cultural y del enoturismo.
Pero también se incluye en el
Programa Segeda Didáctica, de modo que niños, del ámbito rural pero también urbano, participen en la vendimia y en el pisado de la uva, como la mejor forma de comprender y valorar la cultura milenaria del vino. Toda esta actividad debe servir, así mismo, de referencia e impulso en la comercialización de los caldos actuales, desde los más inmediatos de Mara, el Perejiles y la Comarca de Calatayud, a los que se desarrollan sobre la vertiente zaragozana del Sistema Ibérico, en otros tiempos habitada por los celtíberos, donde se sitúan las otras dos Denominaciones de Origen zaragozanas, la de Cariñena y Borja.

El lagar celtibérico de Segeda
El lagar de Segeda se abandonó, como toda la ciudad en el año 153 antes de Cristo. Se descubrió en la planta baja de una amplia vivienda situada en la ladera oriental del cerro que marca la parte más destacada de la ciudad. En la esquina de una habitación de unos 20 m2, protegido por un muro que conserva 2,40 m. de altura, y la huella de los mechinales donde se apoyaba el suelo de madera de la segunda planta, que a pie de calle permitía echar las uvas para ser pisadas, saliendo el mosto por un conducto situado en el piso inferior. Este lagar de 2.000 litros de capacidad es el más amplio de los de su época y el único conocido con esta antigüedad al norte del Tajo. Las dimensiones de la vivienda nos indica que era la casa de un terrateniente que elaboraba vino para su consumo y comercialización. La aparición de semillas de vitis vinifera en otros puntos de la ciudad nos indica que este lagar no sería único.
La bodega y el lagar de Segeda: Primera fase del Museo del vino celtibérico de Segeda

En el año 2006, en el espacio denominado Segeda Nova, sito junto a la propia ciudad de Segeda, se
comenzó la construcción de un lagar, bajo la dirección de José Miguel Gallego, con amplia experiencia en la construcción de tierra de época ibérica. Un zócalo de piedra, caliza en la zona inferior y de yeso en la superior, ha servido de base de un muro de adobes, que en número de unos 6.000 se han venido elaborando a los pies de la construcción. Con ellos se ha levantado un edificio de dos plantas, con un espacio interno de 20 m2 en una de cuyas esquinas se sitúa el lagar, que presenta un reborde interno donde apoyan los tablones, lo que permitirá pisar las uvas y filtrar el mosto. Las paredes han sido revocadas, encaladas y tienen el zócalo pintado en negro humo, así como el reborde pintado que bordea las jambas de la puerta. Esto es, se ha reproducido fielmente el espacio descubierto en la excavación. Una puerta conduce a la bodega con bancos corridos de adobe, que sirven de base a las tinajas, donde, siguiendo la tradición mediterránea durante la Antigüedad, se ha fermentado el mosto y se conserva el vino.
La uva procede de una viña de garnacha vieja, situada en la misma ciudad de Segeda, y a tan solo 100 m del lagar.
Su cultivo y la vendimia, realizada por una familia celtibérica ha sido coordinada por Fernando Carrasco. Y el control de del proceso de elaboración del vino ha sido realizada por el enólogo José Antonio Ibarra, lo cual ha permitido realizar un estudio minucioso en esta investigación de Arqueología Experimental. Por otra parte, el arqueólogo-alfarero Javier Fanlo, es el responsable de la exacta reproducción de las vasijas vinculadas con el vino y descubiertas en Segeda, lo que permite escanciar el vino con un enocoe y elegir entre un repertorio de copas (de barniz negro itálico, de cerámica celtibérica fina y de mano) para degustarlo. De esta manera, el vino producido al modo celtibérico se puede saborear con el mismo ritual de hace 2.200 años, dentro un espacio similar, que guarda en sus paredes las texturas y acabados de las construcciones celtibéricas, impregnado el ambiente con el olor residual del mosto y el vino. En suma, todos los sentidos hacen posible algo único en el mundo: tener todas las sensaciones de un celtíbero segedense cuando consumía su propio vino.
El sumillier Raúl Igual Ibáñez
La Cata del vino del lagar de Segeda con la que se determinará las características del mismo será realizada por el sumilier Raúl Igual Ibáñez, delegado en Teruel de la Asociación de Sumilleres de Aragón, de la cual es socio fundador. Regenta actualmente el restaurante de su propiedad Yain (Teruel), y entre sus méritos más destacados cuenta el haber formado parte del equipo de sumilleres del prestigioso restaurante El Bulli durante los años 2005 y 2006.
Entidades que subvencionan el programa Segeda vitivinícola
El desarrollo del Programa Segeda Vitivinícola es posible gracias al apoyo económico de la Diputación Provincial de Zaragoza a través de la Fundación Segeda. Del Ayuntamiento de Mara. Del Programa Leader Calatayud-Aranda. Del INAEM del Gobierno de Aragón. Actualmente se encuadra dentro del proyecto I+D: HAR2008-04118/HIST (Segeda y Celtiberia Septentrional: investigación científica, desarrollo rural sostenible y nuevas tecnologías), financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia y los fondos FEDER y del Grupo de Excelencia Hiberus.

Comparte con tus contactosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn
Redes Regionales Asociadas
ARA. Andalucía RADR. Aragón READER. Asturias Canarias Red Cántabra. Cantabria RCMDR. Castilla-La Mancha HUEBRA. Castilla y León Catalunña REDEX. Extremadura RMDR. Murcia